Review / Análisis Shazam!

Shazam! da una vuelta de tuerca a las películas de superhéroes del Universo DC, con uno de los superhéroes más antiguos y entrañables del género que llega a la pantalla grande por fin en una alegre y colorida entrega.

La era de Zack Snyder de la DCEU parece haber terminado. Se ha prescindido del tono oscuro y melancólico que el director trató de injertar quirúrgicamente en toda la gama de personajes con los que se le había dado el trabajo. Comenzando con Wonder Woman, que escapó parcialmente de su alcance, y continuando con Aquaman, los espectadores comenzaron a ver a los superhéroes de DC que realmente disfrutaban de sus roles como protectores de la humanidad. Y ahora Shazam! ha traído a la franquicia una vuelta de 180 grados desde donde se comenzó, creando una aventura divertida, sincera y ocasionalmente tan alejada de Batman v Superman, como puedas imaginar.

Shazam! se basa en el personaje de cómic conocido anteriormente como Capitán Marvel (Sí, este es el original, no el de Marvel Comics) y lanzado en 1940 por el escritor Bill Parker y el artista C.C. Beck en Fawcett Comics. Podemos prescindir de la complicada historia del nombre original del personaje (y cómo finalmente fue adquirido por Marvel Comics para una creación completamente diferente) ya que la película también lo hace, y no es necesario haber leído sus cómics para comprender la arquitectura simple de la mitología de este personaje en esta película. Pero si alguno quiere saber más, puede verlo en nuestro artículo de ¿quién es Shazam?.

¿QUÉ NOS TRAE ESTA ADAPTACIÓN?

Aparte de algunas actualizaciones modernas, Shazam! se mantiene más o menos fiel a la historia del origen, ya que un mago anciano (Djimon Hounsou) elige al huérfano adolescente problemático Billy Batson (Asher Angel) para que reciba sus poderes y adquiera la capacidad de convertirse en un ser poderoso, casi indestructible, simplemente recitando el nombre del mago: Shazam (que representa las deidades que invoca y los poderes que imparte: la sabiduría de Salomón, la fuerza de Hércules, la resistencia de Atlas, el poder de Zeus, el coraje de Aquiles y la velocidad de Mercurio). Sorprendido de sus nuevas habilidades, pero inseguro de cómo usarlas, Billy comienza a experimentar con la idea de ser un superhéroe de carne y hueso mientras continúa en una misión personal.

UN ELENCO QUE CONVENCE

Shazam es interpretado por Zachary Levi (conocido por su serie Chuck), cuyo físico inflado y apariencia cincelada son un frente perfecto para el por qué funciona esta película: por primera vez en años en la pantalla, el personaje principal no es un campeón reacio, pero una vez que descubre de lo que es capaz, lo vemos muy emocionado y entusiasta. Levi canaliza sin esfuerzo el espíritu de un niño de 14 años mientras recorre su nuevo cuerpo, trata con torpeza de hablar con las mujeres o cargando alegremente los teléfonos móviles de las personas con rayos de sus dedos. Shazam! nos recuerda que volar en mallas y capa, derribar a los malos o salvar a la gente en autobuses, puede ser divertido. Levi, un fanático de sí mismo, complace esas fantasías de una manera infantil, cautivadora e instantáneamente encantadora.

Pero esto también es un arma de doble filo en la película, ya que vemos a la contraparte de Levi, Asher Angel y su Billy Batson, que durante todo el film no lo vemos actuar de forma tan “infantil” como el Shazam de Levi nos quiere mostrar, hasta parece que Shazam es más infantil que el propio Billy, pero aun así esta pequeñez no le resta mucho a la película.

Otros superhéroes existen en la película, aparentemente añadiendola así al universo extendido de DC, más amplio establecido en películas anteriores, aunque las referencias se mantienen al mínimo. El amigo de Billy, Freddy Freeman (Jack Dylan Grazer, de It) es un experto en el tema de superhéroes, por lo que Billy / Shazam recibe un curso intensivo, escabulléndose los dos de clases para probar el nuevo cuerpo de Billy, desencadenando momentos muy cómicos. Y, por supuesto, hay un supervillano, el Dr. Thaddeus Sivana (Mark Strong), que tuvo su propio roce con el mago hace décadas y lo ha estado buscando desde entonces, sus razones son un tanto vagas y directas. Pero hace bien su papel como Némesis.

Dirigido por David F. Sandberg, conocido por los hilados de terror elegantes pero excepcionales como Nunca apagues la luz y Annabelle: Creation, Shazam! es tan diferente del trabajo anterior del director como diferente de la mayoría de las ofertas anteriores de DC. Mientras que el guión (por Henry Gayden) toca todos los ritmos predecibles de la historia de origen tradicional, los comenta al mismo tiempo, y la interacción ingeniosa entre Levi y Grazer, así como la propia conciencia de Levi hacen que todo se mueva con un toque ligero y una sinceridad genuina y dulce que no hemos visto en una película de DC desde quizás el Superman original en 1978.

También hay que mencionar que esta película cuenta con un elenco joven, donde destacaré los que forman los hermanos de acogida de Billy como Mary Bromfield (Grace Fulton), Pedro Peña (Jovan Armand), Eugene Choi (Ian Chen) y Darla Dutley (Faithe C. Herman) que hacen un papel breve pero significativo en la trama.

GUIÑOS NO FALTAN

Hay una serie de referencias y easter eggs en la película en los que los fanáticos del cómic se lanzarán a señalar con su dedo automáticamente, y un momento que no es solo una delicia para los seguidores entusiastas, sino también un momento auténtico que provocó el aplauso de los espectadores.

Shazam! es descaradamente una película familiar, y en ningún momento intenta ocultarlo, al igual que sus orígenes en los cómics, los cuales eran enfocados a los niños. Pero en cierto modo debo decir que la película empieza en un contexto más serio y poco a poco cuanto más se alarga la trama parece irse dirigiendo a un escenario más infantil. Esta película en cierto modo golpea sobre la violencia fría de la era Snyder, la cual también está llena de color, desde el maravilloso traje de Levi (el cual está basado en el traje más reciente del personaje) hasta el baño de luces de neón de un parque de atracciones.

SIMPLEMENTE ENCANTADORA Y FRESCA

De una manera extraña, Shazam! se siente y se parece al tipo de película de superhéroes que Steven Spielberg podría haber dirigido en su apogeo, o al menos producido a través de su estandarte de Amblin. Eso lo hace no solo completamente diferente de la mayoría de las ofertas recientes de su propia compañía (es muy diferente al Aquaman, qué está más sobrecargado y lleno de epicidad), sino que también lo distingue de las películas del universo de Marvel en competencia (aunque el Spider-Man de Tom Holanda y Billy / Shazam comparten algunos puntos en común). Dulce, lleno de corazón, enamorado de su material original, y visto casi completamente a través de los ojos de un niño, Shazam!. Es una aventura familiar de superhéroes en todos los sentidos de la palabra.

CONCLUSIÓN

Shazam! es una magnífica película familiar, recordando a ese cine de los noventa que tan buenos recuerdos nos dieron. Cuenta con un elenco de actores que convencen de forma satisfactoria, cosa que es admirable ya que dispone de un elenco muy joven.

0

Deja una Respuesta

Carrito

loader